Una fiesta para todos (y todas)

Escrito el Jueves, 6 de julio de 2006 a las 8:04 am

encierro de PETA

De nuevo en Pamplona para contaros como cada año lo que pasará por aquí durante las fiestas de San Fermín. Intentaremos sobrevivir un año más a esta Fiesta que comienza dentro de unas horas, a las 12 del mediodía.

Pamplona estaba ayer nerviosa, caótica. Las últimas compras, los camiones descargando bebidas y los carpinteros repasando parte del recorrido del encierro. Y es que el “ya falta menos” está sin duda más presente que nunca. Y será, como siempre, una fiesta para todos, una Fiesta de contrastes.

Muchos peregrinos del Camino de Santiago se veían ayer por las calles de Pamplona, cruzando la ciudad quizás antes que los pecadillos de la carne (y el vino) puedan distraerles de su peregrinación. Muchos extranjeros también, alucinados por la calma aparente, y que empiezan a dudar de lo que les contaron sus amigos, eso de que Pamplona se transformará en menos de 24 horas en la capital de la Fiesta.

El contraste llegará incluso este año hasta el Chupinazo, el cohete con el que estallará la fiesta. El encargado del tirar el cohete este año, el concejal Xabier Eskubi, ha manifestado que como agnóstico que es gritará “¡Vivan las Fiestas de San Fermín!”, en vez del tradicional “¡Viva San Fermín!”. Eso sí, en una entrevista el concejal reconocía que lo que más le emociona de las fiestas son las jotas que le cantan al Santo en la procesión. En cualquier caso la gente no está para esas sutilezas, y a pie de calle el ensordecedor gentío no escuchará nada de lo que diga el concejal Eskubi, por mucho que grite. Eso quedará para los que lo vean por la tele.

San Fermín es una Fiesta cristiana y pagana, pero sobre todo es una Fiesta donde cada uno se divierte a su manera. Y cabemos todos… y todas (por aquello de ser políticamente correcto).

Ayer se celebró la tradicional manifestación de PETA en contra de la fiesta taurina. Más de un millar de personas (la mayoría extranjeros) pasearon sus cuerpos semidesnudos por las calles de Pamplona. No les veréis en San Isidro en Madrid, ni en la Feria de Sevilla por dos motivos: porque saben de la importancia de San Fermín y su notoriedad casi mundial, y porque aquí (normalmente) se respeta mucho a todo el mundo.

Para ir abriendo boca ayer hubo también una novillada que al parecer fue bastante floja. Y me voy… que ya no queda nada y esto empieza. ?

Comenta si te apetece