Todo el día en la calle

Escrito el Sábado, 10 de julio de 2010 a las 9:29 am


San Fermín son 204 horas de Fiesta, desde el chupinazo del 6 de julio hasta el Pobre de Mí de la medianoche del 14. Casi toda la fiesta se desarrolla en la calle: la juerga, el encierro, los recorridos de los Gigantes y Cabezudos, el vermú, la tarde de toros, la salida de las Peñas, los fuegos artificiales, las verbenas y conciertos nocturnos… la noche, las dianas y vuelta a empezar. Una fiesta non stop.

La crisis se hace notar un poco, y quizás no haya tanta alegría en la calle como otros años y se nota también cierto bajón en los bares y terrazas. Pero la Fiesta se aprovecha al máximo, y las comidas, almuerzos y cenas hacen que tengas una agenda más apretada que la de un ejecutivo de Wall Street.

Ayer estuve un año más en la sociedad Gazteluleku, en la tradicional comida que acompaña a la entrega del Trofeo al Toro más Sabroso de la feria del año pasado. Gazteluleku tiene ahora nueva sede en la calle San Lorenzo, un exilio algo doloroso, porque se echa mucho de menos la vieja sede en la Plaza del Castillo. Pero el espíritu sigue siendo el mismo, y la sociedad sigue con la misma alegría de siempre, despachando su increíble sorbete de limón desde la hora del aperitivo.

En la mesa coincidimos con varios gaiteros, otros que también están todo el día en la calle con esas gaitas que suenan tan fuerte como las vuvuzelas, pero con una musicalidad preciosa. A la mañana tienen las dianas, luego la comparsa, a la tarde a los toros… pateando Pamplona sin parar.

Yo estoy bastante cansado… ¿será el calor? ¿la edad? ¿sobreviviré?

(la foto de esta entrada es de un gigante de la Comparsa de Bayona, ciudad hermanada con Pamplona)

Comenta si te apetece