Pobre de mí, pobre de mí

Escrito el Lunes, 14 de julio de 2003 a las 10:12 am

pobre de miEl 14 es día de despedidas. Por la mañana adios a los fotógrafos y corredores después del encierro. Justo después de que termine el encierro los carpinterios comienzan a desmontar el vallado. Es el primer signo de que esto se acaba, y muchos nos ponemos un poco tristones.

En torno al mediodía niños y mayores se despiden de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos, que no volverán a bailar hasta el año que viene. Luego el último aperitivo con los amigos en una ciudad que ya comienza a estar algo más desierta. La última corrida, la última salida de las peñas… Y a las doce de la noche, fin. El “Pobre de mí” pone el punto final a las fiestas donde y como empezaron: delante del ayuntamiento y con el pañuelo rojo en las manos.

Pobre de mí, pobre de mí,
que se han “acabao” las fiestas de San Fermín.

Pero no es un punto final, sino un punto y seguido. Porque justo en ese instante en que alguna lágrima pueda brotar, hay que pensar en que “ya falta menos” para San Fermín 2004. Así que comienza la cuenta atrás.

Uno de enero, dos de febrero,
tres de marzo, cuatro de abril,
cinco de mayo, seis de junio,
siete de julio San Fermín.

Ya falta menos de un año para que comiencen los Sanfermines del 2004.

Comenta si te apetece