Murillo de mi vida

Escrito el jueves, 9 de julio de 2015 a las 10:49 am

encierro dia 8 de 2015

Entre los muchos amigos que tengo en Pamplona, hay algunos a los que casi sólo veo en San Fermín, y a los que me unen diferentes aspectos relacionados con las fiestas: las fotos, los encierros… Compañeros fotógrafos, periodistas, amigos de toda la vida, de Pamplona o forasteros.

De entre todos ellos hay uno, que creo que no por casualidad nació un 8 de julio, el gran Ignacio Murillo. Imagino que su madre estaba viendo por televisión el encierro de aquel 7 de julio previo a su nacimiento, y que Ignacio ya escuchaba el ruido de las esquilas, las pisadas de los morlacos y los gritos de la gente desde el vientre. Quizás por eso, o porque lo lleva en la sangre roja pamplonesa, aquel bebé se convirtió con los años en todo un experto en los Sanfermines en general y en los encierros en particular, y en un gran periodista. Murillo es a los encierros lo que MrChip al fútbol. Si le preguntas por el año en que cogieron a un corredor, te contestará con el día exacto, la ganadería… e incluso el nombre del toro. Y lo mismo con las corridas, la Comparsa de Gigantes y Cabezudos. Toda una enciclopedia de los SanFermines. Tiene guardados los vídeos de los encierros desde hace muchísimos años, excels con estadísticas de los encierros de los últimos 40 años, recortes del periódico encuadernados, escribió un libro en 2009 titulado “Los Sanfermines de nuestra vida”…

Ignacio es uno de esos amigos de los que te acuerdas cuando piensas en San Fermín, cuando llega el 1 de enero, el 2 de febrero… Creo que no es casualidad que yo le tenga en la agenda del móvil con pañuelo rojo, y el a mí con casco y con un plato de albóndigas en Sol. Con Ignacio he coincido muchos años tanto profesionalmente en el Diario de Navarra como fuera, yendo a Sol, a Sombra o donde fuera. El año pasado le eché mucho de menos, porque se cogió vacaciones coincidiendo con los Sanfermines, por el nacimiento de su hijo, así que casi no le ví, ni siquiera en el diario, aunque nos fuimos un día a los toros a sombra. Este año tampoco le voy a ver mucho, ya que hace unos meses dejó la redacción de Diario de Navarra. Aún así nos saludamos todas las mañanas por Twitter, por donde me manda cada día los pelajes de los toros que corren ese día, información de gran importancia para los que hacemos fotos, para no confundirlos con los cabestros. Murillo ha dejado de trabajar en un periódico, pero no ha dejado los Sanfermines, eso no va a pasar nunca. Va todos los días al encierro, todas las mañanas a los Gigantes y Cabezudos con sus hijos, a los corrales del Gas a ver los toros, a la Plaza a la Corrida…

Y es que en esos “Sanfermines de mi vida” el gran Murillo es y será siempre un protagonista.

Comenta si te apetece