¿Menos gente en Sanfermines?

Escrito el Lunes, 11 de julio de 2016 a las 10:21 am

fdia11

Parece que este año hay menos gente en San Fermín, menos visitantes que otros años. A estas alturas no tengo datos oficiales, pero es algo que se nota en las calles. Así lo empezamos a ver en el Chupinazo, donde casi hasta había pequeños huecos en los minutos previos al estallido del cohete anunciador de las fiestas. Y parecido sucedió tras ese momento el 6 de julio: se podía circular con relativa facilidad por algunas de las calles más céntricas de la ciudad. Ayer domingo fue muy curioso ver en el cordón previo al encierro como agente de la Policía Municipal cacheaban casi uno a uno a todos los mozos que esperaban la suelta de los toros. Otros años esto habría sido impensable, sólo por falta de espacio físico.

Sin embargo las primeras estimaciones de los hoteles apuntan a un grado de ocupación casi pleno, y en general no hemos echado en falta a los clásicos visitantes de los sanfermines: los guiris del continente americano, los europeos, los franceses en particular, los australianos, e incluso he visto más japoneses de lo habitual.

Donde más se ha notado el bajón ha sido en el fin de semana. Tradicionalmente es cuando Pamplona marca su máximo, con la venida de visitantes nacionales que aprovechan para venir a las fiestas un par de días. Y sí, este pasado fin de semana había mucha más gente, pero bastante menos que en años anteriores.

¿Se está agotando la pasión por los Sanfermines? Personalmente creo que no, aunque como os digo no tengo datos oficiales, si no más bien percepciones. Mi opinión es que en los últimos años se ha producido un descenso notable de visitantes, pero sobre todo de los “voy un par de días con el coche, duermo en el propio vehículo o tirado en un parque y me voy”. Hace una decena de años había coches aparcados casi hasta encima de los árboles e incluso la fiesta se extendía por todos los barrios y no sólo en el centro de la ciudad. Ahora hay muchos más bares, restaurantes y hoteles en el Casco Viejo de Pamplona.

En cualquier caso, creo que estamos en el clásico ciclo que suele afectar al turismo: cuando un destino tiene gancho primero empieza un turismo personas con poder adquisitivo medio/alto (los que van a hoteles y no reparan en gastos), luego se populariza, se masifica y aumenta el turismo digamos de mochila… y entonces pierde interés y baja, para luego empezar el ciclo de nuevo. Pues creo que ahora estamos en ese inicio de nuevo.

Ayer mismo coincidí en una cena en el Restaurante Europa con un grupo de una conocida sociedad gastronómica catalana que van a pasar cuatro días en Pamplona. Treinta personas que ayer cenaban en el mejor restaurante de la ciudad y dentro de un rato van a asistir al encierro, todos, desde diferentes balcones de la calle Estafeta, y luego al Baile de la Alpargata. Si a eso le sumamos el hotel… una pasta. Sin embargo he visto menos coches con gente durmiendo en su interior o durmiendo en un parque, y parece que hay más guiris que de costumbre, pero en realidad es que hay menos visitantes nacionales. Y visitantes ilustres tampoco no nos faltan. Ayer me crucé con el presidente de Telefónica, y una constelación grandes cocineros y estrellas Michelin como Arzak, los hermanos Sandoval, Sacha, y Macarena de Castro.

En definitiva que a nivel turístico San Fermín goza de buena salud. Y nos gustan tanto los que vienen con cuatro duros en el bolsillo como los que llevan fajos de billetes, siempre que vengan a pasarlo bien. Aquí para unirse a la fiesta sólo hace falta un pañuelo rojo. Ojalá los que no vinieran fueran los que se dedican a robar carteras y los que vienen a liarla. Mañana os por cierto os hablaré del tema de las agresiones sexuales.

Comenta si te apetece