Los huevazos de Etxaburu

Escrito el Viernes, 13 de julio de 2012 a las 5:22 pm

Hace unos días cenamos un buen grupo de fotógrafos, la mayoría agencias, que vienen sobre todo desde Madrid o Bilbao para cubrir los Sanfermines. Viejos conocidos, y enormes profesionales de los que seguramente habrás visto miles de fotos de los acontecimientos más importantes acaecidos en nuestro país, como Pedro Armestre, Eloy Alonso, Rafa Rivas, Susana Vera, Joseba Etxaburu… además de otras “estrellas” locales como Villar López o José Carlos Cordovilla. Estos sí que son el Dream Team de la fotografía, así que sentarme con ellos a la mesa ya es un auténtico placer, y si encima te echan flores sobre la foto del premio o la de la portada del día 8… Genial.

Los encontrarás allí donde haya una noticia que contar, al pie del cañón, donde huela a quemado, donde llueva a mares, en los momentos más alegres y más tristes, en los grandes eventos deportivos y en las calles. Y encima son grandes personas. Me encanta lo cariñosa que es siempre Susana, la socarronería de Eloy, las bromas de Pedro, los silencios de Rafa… y, desde ayer los huevazos de Joseba.

Joseba Etxaburu lleva muchos años viniendo a San Fermín, trabajando para la agencia Reuters. Es un portento físico y un apasionado de hacer lo que sea para lograr la mejor imagen. Hace años que hace fotos de las vaquillas que sueltan en la Plaza de Toros tras el encierro, desde el propio ruedo, incluso en la misma puerta de toriles, agachado, esperando a que la vaquilla salte por encima de su cabeza. La primera vez que le ví, entrando en la Plaza tras el encierro, corriendo por delante de los mansos de cola sujetando sus cámaras, me quedé alucinado.

Ayer Joseba, como muchos otros días, estaba haciendo fotos desde la arena, en una Plaza de Toros repleta de mozos, y con una vaquilla que repartía revolcones a diestro y siniestro. La vaquilla se vino hacia él, que intentó hacer un recorte, pero se fue al suelo. Joseba trató de evitar como pudo la embestida del animal, y aún tuvo la habilidad suficiente para proteger la cámara. Al final fue atendido en la enfermería con un fuerte golpe en el codo. “Sé que corro riesgo, pero no me importa, me gusta” declaraba a Diario de Navarra. ¡Qué huevos!

Y poco más os cuento que hoy tengo un día de locos, y me voy corriendo a los toros a hacer fotos

La serie fotográfica es de © Susana Vera, Reuters

Comenta si te apetece