Las traineras de la Jarana

Escrito el Viernes, 8 de julio de 2016 a las 6:16 am

jarana

Dos traineras, “La Jarana” y “El Güebo”, surcaron ayer el oleaje de Jarauta y las tempestuosas aguas de la Estafeta, hasta llegar a las suaves playas del tendido 7 de la Plaza de Toros. Algo así narraba un improvisado comentarista deportivo en directo desde la espectacular regata en la que se convirtió el camino a los toros de la Peña la Jarana de Pamplona.

“Todo empezó una tarde de pedo” me contaba Txus, autor intelectual de esta deliciosa tontería, que hizo llorar de la risa a muchos y llenó de colorido algo en principio tan simple como una peña de Pamplona yendo a la Plaza de Toros. Txus estaba en La Jarana y pensó que sería buena idea ir a la plaza simulando una competición de traineras. Enseguida se vinieron arriba y se empezaron a plantear no sólo cómo armar las barcas, si no en los pequeños detalles que convirtieron la idea en algo genial: las equipaciones de los equipos, el barquito del juez, el del cronista deportivo, la boya, las aficiones, los animales marinos que acompañaban… Así cuando la boya fijaba la posición en un punto, los intrépidos remeros amuraban a su alredor para girar sus embarcaciones, tratando de imponerse como fuera al rival. Y es que aquello era una competición a la altura de la Bandera de la Concha de Donosti. Los remeros se dieron una paliza digna de las mejores carreras del Cantábrico, a golpe de remo de gomaespuma sobre todo en el morro y la cabeza del rival, y bajo un sofocante calor. Gracias Jarana por el esfuerzo, las risas, y el colorido especial que le pusisteis ayer a la Fiesta.

Este es el espíritu de los Sanfermines, el de aprovechar la fiesta para hacer algo divertido, no sólo para los protagonistas, si no también y sobre todo para los espectadores. Ahora la Jarana ha anunciado que en unos días van a ser ellos los que traigan al mismísimo Obama a San Fermín… avisados estáis.

El calor fue sofocante ayer, desde la multitudinaria procesión hasta la noche. La procesión fue como siempre multitudinaria, y con los momenticos clásicos de las jotas al santo, esas que a los de aquí nos ponen los pelos de punta (este año estoy probando a hacer vídeos en 360, aquí os dejo uno)

Unas últimas líneas para el encierro de ayer, que fue rápido y sin incidentes graves. Tras la curva de la Estafeta se produjo un momento bastante curioso cuando un mozo se quedó pegado a la pared con una de las caras de pánico más impresionantes que he visto nunca, justo en el mismo momento que una rubia guiri se iba de morros contra el suelo enseñando a todo el mundo su ropa interior. Hubo una agencia que retiró la foto de su servicio… aunque no será la primera vez ni la última que le veamos el culo a alguien en un encierro.

Comenta si te apetece