La primera vez, las primeras

Escrito el jueves, 12 de julio de 2018 a las 11:50 am

Hace unas semanas compartía en Facebook un vídeo de Kathrine Switzer, la primera mujer que corrió una maratón, en Boston, en 1967. No lo tuvo fácil ya que algunos incluso trataron de sacarla de la carrera, sólo por su condición de mujer. Hoy en día seguimos viviendo en una sociedad asentada sobre el machismo, que poco a poco avanza hacia la igualdad, y todo gracias a mujeres que en su día rompieron barreras. Fueron las primeras en hacer algo que sólo era cosa de hombres.

Hace unos años la peña El Bronce montó Festa, una iniciativa que tiene por objeto para “aportar una visión en positivo de las mujeres en Sanfermines”, dando visibilidad a las mujeres, combatiendo los estereotipos sexistas, y contrarrestando los mensajes de los medios de comunicación sobre los atributos de los hombres y las mujeres en las fiestas. Este año Festa rendía homenaje a las primeras concejalas del Ayuntamiento. Fue en 1979, en plena transición, cuando cinco mujeres irrumpieron en el consistorio pamplonés. Aquellas primeras mujeres rompieron con lo establecido, con una sociedad donde los hombres eran los protagonistas de todo, y ellas tenían un papel secundario. Esto afectó a detalles tan nimios pero significativos como crear un traje de gala para ellas para la procesión, que no existía (los concejales llevan chaqué y chistera). Así pronto hubo una primera mujer en lanzar el Chupinazo, mujeres que corrían el encierro, mujeres zaldiko, gaiteras… Ayer se homenajeó a estas cinco primeras concejalas: Elisa Chacartegui, Maruja Oyaga, Mercedes Labayen, Camino Oslé, y Camino Monasterio.

Recojo unas palabras del final del discurso de agradecimiento de Irantzu Bayo, presidenta de Festa El Bronce, parafraseando a Karla A. Henderson, profesora de la Universidad de Carolina del Norte y especialista en ocio y tiempo libre de las mujeres:

– Sueño con el día en el que el ocio se considere un derecho de todas las personas

– Sueño con el día en el que las mujeres dispongamos de oportunidades de ocio ilimitadas y que seamos capaces de darnos cuenta cvuando alguien quiere imponernos cualquier tipo de límite por el hecho de ser mujeres.

– Sueño con el día en que la igualdad, la dignidad y la libertad de elección no sólo estén garantizadas si no que sean una realidad para todas y todods, mujeres y hombres, independientemente de nuestra edad, raza, clase, orientación sexual, religión, país de origen o residencia, o cualquier otro tipo de diferencia socialmente construída,

– Y sueño con el día en el que todwa podamos participar en cualquier tipo de actividad de ocio sin tener que preocuparnos por nuestra integridad física o psicológica”

Un gran acierto toda la iniciativa de Festa el Bronce. Gracias a Rafa Aguilera y todos los del Bronce que hacen posible Festa. Justo para terminar el acto también hubo una primera vez, y tres mujeres (Jone Guindo, Naiara Palacios y Olga Mutilva) bailaron a los gigantes de manera simultánea. Nunca tres mujeres habían portado tres de los ocho gigantes de la comparsa, y además dos de ellas nunca habían bailado con un gigante a hombros en público, y estaban, como no podía ser de otra manera, muy emocionadas. Su emoción se unió al de aquellas mujeres que en su día dieron un paso adelante y se convirtieron en concejalas. Aún queda, pero avanzamos. Que siga Festa, que siga la Fiesta.

Comenta si te apetece