Encierros de dos minutos y pico

Escrito el jueves, 13 de julio de 2017 a las 8:00 am

La mayoría de los encierros de San Fermín de este 2017 y de los últimos años, tienen una característica común: su rapidez. Encierros de poco más de dos minutos en los que una manada compacta avanza imparable hacia la Plaza de Toros, haciendo muy complicado a los mozos mantenerse siquiera unos segundos delante de las astas de los toros.

Los toros recorren los 875 metros del encierro a una velocidad media en torno a los 23 km/h. Te puede parecer poco, pero un toro a esa velocidad impresiona, y más aún si tenemos en cuenta que se pierden unos 10 segundos en salir de los corrales. El récord del mundo de los 800 metros lisos (y planos por cierto) está en poder del keniano David Rudisha, con una marca de 1:40,91. Si hacemos la regla de tres y ampliamos ese registro a los 875 metros de la carrera de Pamplona nos iríamos a 1:49, por lo que un atleta sería capaz en teoría de mantenerse siempre por delante de los toros, aunque si tenemos en cuenta que el recorrido es muy empinado en Santo Domingo y luego ligeramente en Estafeta… la cosa iba a estar justa.

El encierro más rápido del que se tiene constancia se produjo el 14 de julio de 2015, cuando los Miuras pararon el crono en dos minutos y cinco segundos ¿Veremos pronto algún encierro de menos de dos minutos? Es complicado, pero no sería raro.

En los últimos encierros los toros incluso son más rápidos y se adelantan a los cabestros que se saben el recorrido de memoria. Hay cogidas que son más bien atropellos. Apenas un cabeceo de algún morlaco que hace volar por los aires a algún mozo. Y nada de toros sueltos, todos juntos como si fueran un pelotón en la contrarreloj por equipos del Tour. El resultado: menos cogidas, menos heridos y heridos más graves por traumatismos.

Como ya sabéis tres han sido los factores que nos han llevado a estos encierros express: el producto antideslizante que se aplica sobre el pavimento de las calles días antes a San Fermín (y que es, y nunca mejor dicho, mano de santo), el uso de cabestros con experiencia, y el entrenamiento al que someten a los toros en las diferentes ganaderías.

Mañana los Miura tienen la oportunidad de mejorar su marca, o quizás la lien como ha pasado algún año

Comenta si te apetece