El triunfo de la agencia Bull Press

Escrito el viernes, 10 de julio de 2015 a las 11:47 am

bullpressfoto

En la portada del Diario de Navarra de ayer, apareció una foto insólita, algo que nunca se había visto. Se trataba del momento en que “Engatillado”, uno de los cabestros que cada día acompañan a los toros, embestía y empitonaba a un joven australiano al que le produjo dos cornadas, una en el glúteo y otra en la ingle. Podría decir que fin de la historia, pero es mucho más larga y divertida.

Todo empezó hará como tres años cuando los hermanos Calleja (Pachi y Carlos), comenzaron una de sus habituales coñas en Facebook. Los Calleja, gemelos por cierto, trabajan como fotógrafos para el Diario de Navarra y además de grandes profesionales son dos tipos muy divertidos, que encontraron en Facebook un espacio ideal para hacer sus bromas, siempre originales y con un finísimo sentido del humor. Así nació la Agencia Bull Press, una agencia de fotografías ficticia, de la que los hermanos son propietarios, y con la que han hecho infinidad de bromas. La explicación era sencilla: hacer fotos de los mansos que encabezan la manada en un encierro es, en principio, un error de principiante, y hacerlas de los mansos de cola una equivocación de guiri. Los Calleja aprovechaban esas fotos para reivindicar la atención sobre los mansos, siempre fuera de las mejores imágenes del encierro que aparecen en los medios. La broma gustó mucho, y la red de colaboradores de la agencia de mentirijillas, se extendió como la espuma. Muchos volvimos a hacer fotos de los mansos, para mandárselas a Pachi y que hubiera mejor material. Lo que antes era un error, o algo que no hacía se convirtió en una práctica habitual, tanto para los Calleja como para muchos otros fotógrafos del encierro.

Hasta que en el encierro del día 8 de julio, un cabestro pidió a gritos una portada, corneando a un guiri como si fuera un Jandilla… Y había foto. Como la justicia existe y la casualidad no, la foto en cuestión la hizo Carlos Calleja, cofundador y copropietario de una genial broma llamada Agencia Bull Press. Si no hubiera sido por la coña, esa foto no habría existido y nunca habría llegado a una portada, haciendo posible que, por una vez, un manso apareciera como protagonista.

Así que ayer fue un gran día para la Agencia Bull Press, que recibió multitud de felicitaciones y muestras de apoyo. ¡Qué grandes los Calleja! Habrá que ir pensando en la expansión internacional.

Comenta si te apetece