El estallido de la Fiesta

Escrito el Domingo, 6 de julio de 2003 a las 10:37 am

aguaaaa

San Fermín no empieza, estalla. A las 12 del mediodía, el 6 de julio, y a la vez que el explota el Chupinazo, Pamplona revienta. ¡Ya falta menos! cantaron como siempre los mozos el 14 de julio del año pasado. Y luego 1 de enero, 2 de febrero, 3 de marzo… Y el víspera del 7 de julio, Pamplona no puede esperar y estalla.

Por toda la ciudad, en diferentes puntos, todos al unísono, a las 12 gritarán ¡Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín! y se pondrán el pañuelico rojo. Y con el pañuelo al cuello comienza la Fiesta. Y en realidad hoy es sólo la víspera, el inicio de 9 días de locura colectiva. Y por encima de todos los cánticos y músicas un grito, ¡San Fermín!, que ya ha llegado, que ha vuelto.

Y la fiesta es para todos. Para jóvenes, niños, padres y abuelos. Para los de casa y para los guiris. Y todos se mezclan. Y no es raro ver a una abuelita bailando con un mozo, o a uno de Pamplona convidando a un americano a cava.

Ayer aproveché para dar un paseo tranquilo por la ciudad antes de estos días de multitudes. Aún me emociona recorrer las calles del encierro, mirar el reloj del Ayuntamiento para ver las horas que quedan para el inicio de la Fiesta, saludar a los amigos y ver el vallado del encierro.

El vallado es testigo mudo de la fiesta. Protagonista y refugio de los corredores durante el encierro. Testigo del paso de la procesión de San Fermín y del recorrido diario de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos. Lugar de descanso o de espera… Por eso me emociona verlo y necesito tocarlo, casi como si fuera una reliquia.

Mañana es el día grande, el día del santo morenico, San Fermín. Es el día de la procesión, del homenaje del pueblo a su patrón. Antes por la mañana el primer encierro. Y antes del encierro siempre el mismo cántico

“A San Fermín pedimos,
por ser nuestro patrón,
nos guíe en el encierro,
dándonos su bendición”?

Comenta si te apetece