El cebatil de los Cebada Gago

Escrito el sábado, 9 de julio de 2016 a las 12:53 pm

dia8

El encierro de ayer de los Cebada Gago fue uno de los más dramáticos que he visto nunca. Mi memoria no alcanza a recordar un encierro con siete corneados en los venticuatro años que llevo haciendo fotos en San Fermín. Para poner el dato en contexto en todos los encierros del año pasado hubo un total de 10 corneados. Es probable que si el encierro hubiera durado algo más de los 5 minutos y 46 segundos oficiales se habrían pulido ellos solitos el registro del año pasado.

Siguiendo con las estadísticas, de los siete corneados uno de ellos es un mozo de Pamplona, el resto son extranjeros: tres estadounidenses un candiense, un británico y un indio. Este dato refleja otra de las realidades del encierro de Pamplona: correr lo que se dice correr lo hacen cuatro gatos, el resto y la mayoría son bultos sospechosos, que en general no tienen demasiada idea de dónde están ni de lo que hacen. Son gente que se queda en la pared mirandoSi al mogollón de guiris inexpertos le añades tres Cebada Gago sueltos, pues pasa lo que pasa. Incluso se produjo una escena curiosa que no acabó en cornada, cuando Marshall Campbell un director creativo de Arizona, agarró por el cuerno a un toro para evitar que corneara a su mujer Cindi que afortunadamente sólo fue “gentilmente golpeada” por el cebadita.

Los toros llegaron sueltos a donde yo me encontraba, en el callejón de entrada a la Plaza de Toros. Primero un grupito con tres y luego uno a uno el resto. En este último tramo sólo hubo un corneado y muchos sustos. La otra imagen del día, que sólo está en mi memoria y que no veréis en fotos o en la televisión es la salida masiva de corredores desde la Plaza a la búsqueda de los toros rezagados, en dirección contraria al recorrido del encierro. Fue espectacular. Salieron todos los habituales, los que sí saben correr. Si no hubiera sido por ellos la tragedia podía haber sido peor.

Con todo esto ayer fue un día de trabajo intenso, pero uno de esos días que termina con una enorme satisfación: el Diario de Navarra de hoy en su edición de papel ha quedado espectacular. Uno de esos días en los que te sientes orgulloso de trabajar en este equipo. La portada por cierto ha sido para el gran Eloy Alonso (Reuters) con quien por cierto cené anoche junto a casi todos los fotógrafos de las grandes agencias que vienen a Pamplona. Es es otro gran lujo. Codearte en un vallado y una mesa con gente como Eloy, Pedro Armestre, Susana Vera, Vincent West, Miguel Riopa, Ander Gilenea, Pablo Vázquez… y por supuesto JC Cordovilla, Tuca, mi amigo, mi hermano.

Y lo bien que lo pasamos…

Comenta si te apetece