Con par de pitones, con par de…

Escrito el Domingo, 9 de julio de 2006 a las 8:54 am

Cogida a Padilla

Los toros de Dolores Aguirre protagonizaron ayer un encierro rápido y limpio, sin ningún herido de consideración. Aunque cada vez es más habitual, los toros de esta ganadería son de los que entrenan cada día, ya que les hacen correr varios kilómetros por sus dehesas. Así que luego el encierro de Pamplona les habrá parecido un paseo matutino. Por Mercaderes pasaron como un tren de alta velocidad encabezados por Carafeo, un morlaco negro burraco de 605 kilos. El mayoral de la gandería se había apostado con dos compañeros del Diario de Navarra a que Carafeo sería el primero en llegar a la plaza. Y efectivamente iba destacado hasta la curva de Mercaderes donde cayó, y se vio rebasado por le resto de la manada. Casi sin intentar coger a ningún corredor llegaron hasta los corrales de la Plaza de Toros en 3 minutos y 21 segundos. Quizás se reservaron para la tarde donde protagonizaron una corrida dura, sin resentirse apenas del castigo de los picadores y poniendo en serios aprietos a los toreros.

Nada más empezar la faena con la muleta al primero de la tarde, el diestro Uceda Leal sufrió una cogida que le rasgó el traje de luces a la altura del bajo vientre. El diestro se repuso, se puso unas gasas para tapar el desaguisado, y volvió al ruedo enseñando leve pero visiblemente su masculinidad. Y con cierta rabia y arrojo toreó con valentía, echando, casi podríamos de decir que literalmente, un par de redaños a asunto. Al entregarle la montera uno de sus subalternos se sonreía, como diciendole “maestro, ¡tápese!

Ayer llegaron los Vitorinos a Pamplona. Los últimos en llegar ya que serán los que salgan el día 14. Mucha expectación, tanta que incluso un helicóptero de la Guardia Civil dio varias sospechosas vueltas por encima de los Corrales del Gas.

Y la Fiesta sigue. ?

Comenta si te apetece