Comer, comer, comer

Escrito el Viernes, 11 de julio de 2008 a las 9:15 am

Struendo Txiki

Debutaba ayer en Pamplona la ganadería de El Ventorrillo, que realizó una carrera muy rápida (2 minutos 37 segundos), y tan sólo mancharon su palmarés con una cornada a un mozo de Valladolid justo al inicio de Estafeta. Segundo día consecutivo con un herido por asta nada más sortear la mítica curva de Mercaderes. Yo les fotografié en la mitad de Estafeta, donde se vieron bonitas carreras.

A media mañana me fui al Struendo Txiki, del que mis sobrinos son ya fans incodionales (desde el día 6 me preguntaban si faltaba mucho para “el día de los tambores”. Mucho peque por el casco antiguo de Pamplona aporreando con mayor o menor acierto bombos, tambores… “cualquier cosa capaz de hacer ruido” como reza la convocatoria de este acto que se consolida año a año. Por cierto que Quino me regaló ayer el pañuelo con el escudo del Struendo que añadiré a mi, de momento escasa, colección de pañuelos con valor sentimental. Por supuesto que no se guardan, son para ponérselos. El de la Rotxa que me regaló mi gran amigo Jesús Rubio (el Blondie) sufrió el otro día un pequeño desperfecto: un agujero producido por una chispa del toro de fuego

Despues premios varios: a Salvador García Cebada (de la ganadería Cebada Gago) en el Maisonave; el pintor Pedro Salaberri en la Sociedad Gastronómica Napardi, el guiri del año en Kukuxumusu…

Luego tenía una comida con la gente de mi facultad, que estuvo muy bien como siempre, y en la que me junto con amigos a los que en muchos casos sólo veo una vez al año. Y es que la gastronomía es una parte fundamental de San Fermín, y las reuniones con amigos son siempre delante de una mesa, practicando el noble deporte del long food. Y se suceden las comidas con los amigos del instituto, los de la Peña, los del trabajo, los de la cuadrilla, los de las amigas de la parienta con sus parejas… incluso a veces con la familia. Mi madre siempre me pregunta si voy a aparecer por casa a comer… y acto seguido si voy a ir a tomar el aperitivo con la familia. Almuerzos, “vermús”, pinchos, potes, sorbetico del Gazteluleku, ajoarriero, las albóndigas de mi madre, bocatas, estofado de toro, huevos con magras y tomate, unas gambas a la plancha en el Urdax, hongos beltzas a la plancha, Gin Tonic en el Niza…

Me temo que a mi vuelta a Madrid voy a tener que estar dos semanas a base de lechuga…

Comenta si te apetece