Colgado de un Miura

Escrito el domingo, 15 de julio de 2018 a las 2:16 pm

En el último encierro de Miura celebrado ayer vimos unas imágenes aterradoras, cuando Aguilito, un precioso toro colorado de 585 kilos prendió del pañuelo al francés Pierre Ponté. En contra de lo que pudiéramos pensar el morlaco pasó su cuerno por debajo de la axila del corredor y le prendió por delante. El toro siguió avanzando como si no pasara nada y trataba de liberarse con una tremenda cara de angustia. Lo perdí de vista bajo mi privilegiada atalaya en el balconcillo exterior de la Plaza de Toros, con inquietud de saber si se habría liberado ya, o si el de Miura había decidido llevarselo a sus compañeros de manada en plan “mirad lo que me he encontrado”. Luego supe que en mitad del callejón Aguilito se libró de Pierre y se fue hacia lo corrales. Fueron 60 metros de angustia, con un resultado final de apenas unos rasguños en el cuello y en las piernas del mozo francés. Solo la nobleza de los Miura y el capotico de San Fermín pueden explicar que no pasara nada más.Enseguida me acordé de Keiju Shibuya, que en 2012 sufrió un percance similar al ser prendido también del pañuelo e irse colgado del cuello prácticamente los mismos metros.

Supongo que Pierre no podrá borrar nunca de su memoria esos interminables segundos en los que estuvo colgado de un Miura, sus esfuerzos para liberarse, el aliento del toro, el dolor y tensión en su cuello, su cuerpo arrastrado por el suelo, la velocidad… Si me pasara a mi creo que tendría pesadillas durante toda mi vida.

Los Miura se fueron ayer otra vez con el casillero a cero en cuanto a cornadas, y con un tiempo de dos minutos y quince segundos. Y eso a pesar de que Aguilito hizo una parte del recorrido con un inesperado pasajero.

¿Batirán algún año los Miura la marca de los dos minutos? ¿con o sin pasajeros?

Comenta si te apetece