Chupinazo global, el 6 de julio

Escrito el Sábado, 7 de julio de 2007 a las 8:31 pm

Aguaaaaaa

Ayer comenzó la fiesta puntual como siempre a las 12 del mediodía. Y no hubo un solo Chupinazo, fueron muchos. En Pamplona, además del oficial de la siempre atestada Plaza Consistorial, hubo mucha gente en el de la Plaza del Castillo, el del Paseo de Sarasate, el del Parque de Antoniutti y el de la Plaza de los Fueros, donde pamploneses y visitantes comenzaron la fiesta delante de las pantallas gigantes de televisión. Y cada uno escoge el que quiere: los 98 decibelios del Ayuntamiento o la tranquilidad de Antoniutti. Pero no sólo en Pamplona hubo Chupinazo. También en Madrid, Bilbao, Zaragoza, Buenos Aires, Nueva York… Y no sólo de los navarros en el extranjero, si no de los muchos seguidores que tiene esta Fiesta.

En las calles mucha gente. Muchos guiris, venidos de Nueva Zelanda, Inglaterra, México, EE.UU… Para unirse a la fiesta en Pamplona tan sólo necesitas anudarte un pañuelo rojo al cuello y a veces ni eso. Aunque en realidad muchos de los visitantes que pasan por Pamplona pasan por San Fermín casi de puntillas, empapapándose de vino, kalimotxo y sangría, pero secos a la hora de saber más sobre nuestras costumbres, la gastronomía… En cualquier caso, todo el mundo es bien acogido, y si decide tomarse una sangría en tetrabrick en vez de uno de nuestros vinos… más que nos queda para los demás.

Por cierto que uno de los mayores errores y más generalizados es que la gente piensa que el Chupinazo, el comienzo de la Fiesta es el día 7 de julio, cuando en realidad es el día 6. El 7 de julio sí, es San Fermín, pero una fiesta tan grande tenía que empezar de manera diferente, el víspera.

Por la tarde me pasé por el Riau-Riau, un acto que en su día se suspendió por las broncas y agresiones. En su día la corporación municipal (el alcalde y los concejales) iban a la Capilla de San Fermín a las Vísperas (un acto religioso), secundados por la banda municipal, La Pamplonesa, que interpretaba el Vals de Astráin, popularmente conocido como Riau-Riau. Los mozos de Pamplona bailaban delante obstaculizando el paso de la comitiva que a veces se veía obligada a tomar un atajo para llegar a las Vísperas. Era un acto muy bonito y muy sanferminero. Pero el tapón humano y los bailes se tornaron en empujones e incluso agresiones a la corporación, suspendiéndose el acto en 1991. Tras varios intentos, en los últimos años la iniciativa de algunos pamploneses, sobre todo de la gente mayor, trata de recuperar este acto al que en el 2004 volvió la Pamplonesa. Este año hubo bastante gente, aunque todavía algo de tensión de más: la alcaldesa de Pamplona se sumó al Riau-Riau al final del recorrido pero tuvo que marcharse ante los insultos y empujones.

Mañana os contaré lo que ha pasado hoy. Siento el retraso de esta crónica pero hoy ha sido un día largo y dificil: la procesión, el primer encierro… Ahora a darme una vuelta y a descansar, que esto no ha hecho más que empezar.

Alguien comentó - “Chupinazo global, el 6 de julio” -

  1. Credito:

    Nunca he entendido la relación entre Ernest Hemingway y San Fermín.
    Se habla del novelista como un admirador de la “Fiesta”, cuando en realidad sus tendencias autodestructivas eran las que le empujaban a quedarse fascinado por la proximidad de la muerte.

    Su reconocida tendencia alcohólica que le inducía a beber sin control -por ejemplo, más de dos litros de ron en una tarde, que luego combatiría a base de tabletas de vitamina B-; él nunca luchó de verdad contra su alcoholismo, posiblemente porque “beber es cosa de hombres”, como lo era cazar y ser un mujeriego, pero el alcohol enturbió su vida causándole numerosas depresiones, la última, la que le empujó al suicidio, al saberse enfermo de cáncer.

    “Si no puedo existir a mi manera, entonces, la existencia es imposible”, le dijo en cierta ocasión a su esposa Mary Welsh, y evidentemente fue fiel a este pensamiento.

    Tal vez su sueño hubiese sido haber muerto cogido por un toro.
    Nunca lo sabremos.

    Carlos Menéndez
    http://www.creditomagazine.es

Comenta si te apetece