Cebadas a cero

Escrito el martes, 10 de julio de 2018 a las 11:22 am

Ayer tuvimos el tercer encierro, con la ganadería de Cebada Gago, un hierro que ha dejado mucha sangre en las calles de Pamplona. En el primer encierro en seco del año los Cebaditas dieron muchos sustos, pero se fueron a los corrales de la Plaza de Toros tras una carrera limpia en cuanto a cornadas y con los clasicos dos y pico en el crono de los encierros actuales (2 minutos y 29 segundos para ser exactos). Pesadilla, Punterito, Delantero, Muchacho, Divertido y Aceitunero, los toros de la ganadería gaditana, desayunaron tras pegar algunos sustos, cero cornadas y con tan sólo 4 traslados a centros hospitalarios por diversos traumatismos.

Hoy en el encierro de los Fuente Ymbro (spoiler) tampoco ha habido corneados, por lo que llegamos al ecuador de los encierros con sólo un herido por asta. Si siguiéramos en este promedio sería el año con menos heridos graves de la historia de San Fermín, al menos de la que yo recuerdo. De todas formas no nos confiemos que un sólo encierro puede dar por traste con estos buenos números, y aún nos quedan cuartro.

Comentaba con el compañero del diario Natxo Gutiérrez sobre las causas de estos encierros vertiginosos por un lado y casi incruentos por otro. El bueno de Natxo sostiene que, además de lo obvio de la suerte o el mítico capotico del Santo, los mansos están siendo los protagonistas, liderando casi siempre la manada y manteniendo al grupo compacto. Y no le falta razón. Y es difícil de saber si los toros van rápidos porque los mansos también lo van, o si los mansos van tirando realmente de los toros. En cualquier caso un pelotón compacto y una carrera rápida es casi siempre sinónimo de pocos heridos graves.

En otro orden de cosas ayer pude asistir de nuevo a la tradicional comida de la Peña El Bronce, con su carne en piperrada, su zikiro y su consomé. Agradecer a Germán la invitación, a Rafa la ubicación y el conseguir los tickets, y a Josetxo y compañía por las risas, como siempre tan abundantes como la raciones de cordero. Y luego a los toros, gran tarde.

Comenta si te apetece