A la sombra

Escrito el Domingo, 10 de julio de 2011 a las 9:19 am

Hacía mucho tiempo que no iba a los toros a Sombra, ya ayer, gracias a la invitación del amigo Ignacio Murillo, difrutamos de la mejor corrida de lo que se lleva de feria. Soy un facilón, me dicen gintonic y entro al trapo como un Miura.

Joselillo fue el triunfador de la tarde con toros de Dolores Aguirre. Cortó una oreja en su primero, y aunque le puso muchas ganas, le tocó el peor del lote como último de la tarde, y se quedó a un tris de salir por la puerta grande. Gracias al amigo Murillo aprendí mucho de la ganadería, de la lidia… porque a Sombra, la gente va a ver los toros. Aún así no podíamos evitar canturrear las canciones que llegaban desde Sol: la chica ye-ye, sigo siendo el rey… porque aún nos tira mucho la solanera.

En Sombra la gente va de punta en blanco, hay vasos de cristal, champán y primeras marcas. Bandejas de ibéricos de delicatessen, prismáticos y bocadillos (que es más fino y se mancha uno mucho menos). La gente habla de la lidia, comenta los pases, y recuerda otras corridas del torero en años anteriores. Se habla con el de al lado, y con educación… incluso te pueden llegar a decir que te has sentado sobre la raya negra que separa tu localidad de la de al lado.

Sí, me habéis pillado, yo soy más de Sol. Y no digo que la sombra sea peor, es diferente, dos mundos opuestos en un mismo recinto. El ying y el yang de los sanfermines. Y que conste que me lo pasé muy bien.

Esta tarde voy a Sol, como todos los años, a terrenos de la Peña Rotxapea. Mi madre ya está haciendo las albóndigas, y la Tomatera ya tiene listos los chipirones. El bebercio ya está en el frigo de un piso franco en el Casco Viejo. Pues eso… que no es lo mismo.

Comenta si te apetece