Siempre peligrosos los Jandilla

¡Menuda tarde de toros!

En la Cuesta de Santo Domingo